Wednesday, February 15, 2006

Ibn Arabí, Llull, Turmeda, Murcia, Mallorca y los nuevos ayatolas de la Cataluña cainita

Európolis. Irán juega un papel creciente en Irak [ .. ] Ramon Llull y Anselm Turmeda fueron dos mallorquines de distinto tonelaje intelectual. ¿Cómo dudar que Llull es el patriarca fundador de la lengua y la cultura catalana? ¿Cómo dudar, también, que fue algo muy parecido a lo que nosotros llamaríamos un fanático religioso? La catalanidad de Turmeda se me antoja menos palmaria -¡que Alá el Misericordioso me perdone, amigos ayatolas!-. Y espero que su conversión al Islam no tenga nada que ver con la proliferación de jovencitos ayatolas, en Mallorca. Mis paisanos murcianos y yo mismo defendemos a ultranza la “murcianidad” de Ibn Arabí: faltaba más. Incluso la Editora regional murciana, que dirige Ramón Jiménez Madrid, con tan buen acierto, continúa editando sus obras completas, de evidente alcance internacional, sin necesidad de gastarse una pasta en pasar una semana en Nueva York pagando a Harold Bloom, con dinero público, fina propaganda murciana. Dicho esto, en verdad, lo que hoy son los últimos restos del antiguo Reino de Murcia -de tan gloriosa historia como los reinos mallorquines- no sé si tiene mucho que ver con lo que Ibn Arabi conocía por Murcia, antes de tomar el camino del destierro, durmiendo una noche muy cerca de donde yo nacería, siglos más tarde. Todo esto es evidentemente discutible: pero Toni Ibáñez se obstina en polemizar con unos jovencitos con ínfulas ayatólicas. “Un gentleman solo defiende causas perdidas” (¿Kipling?, ¿Keaton?, ¿Lull?, ¿?..) “El resto es silencio” (Guillem S.) [ .. ] Cataluña cainita

1 Comments:

Blogger tonibanez said...

Yeh, and all the rest is silence... (¿Gil de Biedma? ¿Vila-Matas?)

12:34 PM  

Post a Comment

<< Home