Thursday, February 09, 2006

Arthur C. Danto, Zaj, ruina del arte y tráfico de almas muertas

Con motivo de unos legendarios encuentros de arte de vanguardia, celebrados en Pamplona -en una fecha que prefiero olvidar- denuncié exaltado la agonía del arte, entusiasmado ante un concierto de música de vanguardia: “ZAJ es la ruina del arte”. Andando el tiempo, Arthur C. Danto, profesor emérito en la Columbia, no diría otra cosa: “El arte ha muerto”. Con vagos pretextos navideños, me refugié en Fray Angélico, que el mismo Arthur C. Danto vuelve a visitar, con motivo de la misma exposición. Él habla del Angélico diciendo que su pintura es algo así como “los ojos del alma”. Meses atrás, recuerdo, descubrí en un indispensable Diccionario Mozart esta frase de Heidegger. “Mozart es el laúd de Dios”. [ .. ] Ni los periódicos ni los traficantes de almas muertas están para estas sutilezas.

8 Comments:

Blogger Ramón Machón said...

Su corazón es un laúd suspendido;
Apenas con tocarlo, resuena..
(De Béranger)

Estoy seguro de que te suena la frase.

9:44 PM  
Anonymous Náufrago que abre las reservas de ron said...

Querido JPQ, quizá es porque vuelvo con un par de cervezas en el organismo, o porque tengo ya demasiada pantalla en la retina, pero de su último post sólo he entendido la palabra PAMPLONA, que por otra parte me evoca mi ciudad natal. Con todos mis respetos, alguno de los dos está espeso.

3:35 AM  
Blogger Juan Pedro Quiñonero said...

Hola(s), Ramón & Náufrago..
Sobre corazones (solitarios: los lectores de NW recordarán), algo me suena, pero confieso mi ignorancia.
Sobre incomprensiones: Nobody is perfect (BW dixit).
A estas horas de la mañana, quizé esté falto de un segundo café. Sorry.
Avanti!!

7:57 AM  
Blogger Passy said...

...Así que es posible que nos cruzáramos, sin saberlo, en Pº de Sarasate, donde uno podía descolgar un teléfono en una esquina y hablar con otra persona de manera aleatoria al otra lado del paseo, o en el Labrit junto a uno de los muñecos del Equipo Crónica.
Y un poco de John Cage o de Zaj, por mucho que el arte haya muerto, nunca viene mal. ¿Cómo pudo Pamplona acoger aquellos encuentros? Tal vez la única explicación sea el mecenazgo de los Huarte: El arte estaba muriendo y, sin embargo, la cosa no había hecho más que empezar.

8:52 AM  
Blogger Ramón Machón said...

Es la cita con la que Poe comienza la Caida de la casa Usher. Y como se hablaba de muerte del arte, y apareció Mozart como laúd de Dios, me vino a la memoria ese otro laúd prestado del cuento de Poe.

Ah! Buenos días.

9:21 AM  
Blogger Juan Pedro Quiñonero said...

Ramón: (parodiando a Borges) ".. yo que tantas veces he leído la Caída de la casa Usher.." había olvidado la cita. ¡Gracias...!

Miguel: El único libro sobre aquellos encuentros lo escribió X. por encargo pagado de la editorial donde yo trabajaba como "director" (¡¡¡!!!). Ni que decir tiene que la editorial cerró. Por mi parte.. estuve con JC, claro, y con los ZAJ, con JMBonet y CAlcolea, con Javier Ruiz... todo lo recuerdo con mucho cariño... a J. y a mi nos detuvo la Guardia civil, porque andábamos distrubyendo "poemas" que decían... (corro un tupido velo) por el mismo paseo de los teléfonos aleatorios... Como pasa el tiempo...

Q.-

9:31 AM  
Blogger Javier García said...

Una crítica a la teoría de Danto:
Danto, ese sabio

http://www.margencero.com/almiar/arthur-danto/

Una exposición que no es capaz de explicar las obras realizadas durante cuarenta mil años no puede ser considerada una teoría artística, esa teoría es radicalmente falsa

5:07 PM  
Anonymous Anonymous said...

JORGE ROARO:
PARTE I: DANTO Y SU VISIÓN DEL ARTE
ARTHUR COLEMAN DANTO (1924-2013) fue indudablemente uno de los más influyentes pensadores dedicados en el último medio siglo a reflexionar sobre la naturaleza del arte y el papel que éste juega en nuestro mundo hoy en día; desafortunadamente, eso no significa que este filósofo del arte haya contribuido gran cosa a enriquecer o a ayudar a entender mejor nuestra experiencia estética ante los fenómenos artísticos, ni mucho menos que haya aportado algo concreto que permitiese enderezar un poco el camino que sigue el arte institucional contemporáneo para sacarlo de su actual decadencia y mediocridad. De hecho, me parece que fue todo lo contrario, de modo que en las siguientes páginas trataré de explicar brevemente por qué creo que la influencia filosófica de Danto ha sido francamente negativa para el desarrollo de nuestra visión del arte contemporáneo.

12:14 AM  

Post a Comment

<< Home