Sunday, September 11, 2005

La Lengua, los Imperios y la Influencia internacional

La importancia e influencia histórica de una lengua no siempre se miden a través del número de hablantes. Con frecuencia, ese dato estadístico puede tener equívocas lecturas. Los escritos de Platon o Aristóteles apenas fueron leídos originalmente por algunos centenares de discípulos. El arameo, el hebreo y el griego en el que se escribieron parte del Antiguo y el Nuevo Testamento son lenguas muertas: pero quizá sea innecesario recordar el carácter “revolucionario” de esas lenguas, apenas habladas por escasas decenas de millares de individuos, hace veintitantos siglos. Desde Barcelona o Sitges, la presencia del nuevo cine asiático, en el Festival Internacional de Cinema de Catalunya, quizá se perciba como un síntoma de internacionalismo cosmopolita. Sin embargo, desde Pekín, el Diario del Pueblo, interpreta al mismo dato desde una óptica colonialista: son los asiáticos quienes van a “dominar el catalán”. Desde Madrid o Salamanca pudiera pensarse que la ascendente comunidad hispana en los EE.UU. es el penúltimo índice de la influencia internacional del español, que es la cuarta o la quinta lengua más hablada del mundo. Y Los Angeles Times subraya que las grandes productoras de series de tv comienzan a producir en español, directamente, con el fin de intentar captar una parte de un fabuloso mercado de 700.000 millones de dólares. Sin embargo, desde Londres, el Economist recuerda que entre las 20 universidades más importantes del mundo NO hay ninguna española, solo hay 2 europeas y una japonesa, mientras que las 17 restantes son estadounidenses: las productores audiovisuales californianas dan la palabra en español a los personajes de sus culebrones; pero ----me temo---- ninguna universidad española tiene la influencia internacional de Berkely, en la bahía de San Francisco. ¿Cuáles son las ideas propias, transmitidas en español, que hoy influyen en el mundo?...

2 Comments:

Anonymous Eduardo said...

Hombre, don JP, las grandes aportaciones de nuestra cultura al patrimonio intangible universal ya sabemos todos cuáles son: "fiesta", "siesta" y "guerrilla" (tal vez acomopañadas de "paella"). Es difícil librarse de ser uno mismo.

2:02 PM  
Anonymous Anonymous said...

Sin olvidar la barretina, la zambomba, el cocido madrileño, los fandangos de Huelva, la Guardia Civil (un respeto, oigan: Bagdad está en peligro... ¡A mi la Legión...!), los Cicuta y los Hombres de Negro de Mingote. De madrid al cielo: pasando por el Tripartito y la Alianza de Civilizaciones, ¡descreidos!...

Dolores

2:14 PM  

Post a Comment

<< Home