Wednesday, March 02, 2005

Los blogógrafos, la Moda y la Muerte

Por cerrar (muy provisionalmente) el debate sobre las amenazas bien reales o virtuales que pesan sobre la retórica de blogógrafos de la más diversa especie. En verdad, desde los orígenes griegos de la retórica, logógrafos y sofistas estaban condenados a ejercer su disciplina sometidos a presiones, amenazas y coacciones bien reales e inquietantes, con frecuencia. Que los grandes maestros sorteaban y se hacían pagar al precio fuerte. De ahí que, en ocasiones, el sofista tenga mucho de asalariado a tanto la página: ¿ocurre de otro modo en nuestro tiempo? Navegante solitario (¿filibustero?, ¿pirata?. ¿pescador en río revuelto?..), sorteando las corrientes de un océano poblado de tiburones, el blogógrafo debe esquivar en solitario los peligros acechantes y el riesgo de la nadería abismal, la oscuridad sin orillas de quien tiene la libertad pero no tiene nada que decir. El blog y la blogografía están condenados a coquetear con lo instantáneo, lo perecedero, el silencio, la Nada. Tal ejercicio retórico, intelectual, incluso material, navega por las aguas procelosas de la Moda, lo eternamente fugitivo. Y no olvidemos que Baudelaire ya nos advertía que, a su modo de ver, la Moda es el rostro contemporáneo de la Muerte. De hecho, muchos fotógrafos de genio han evocado ese drama del artista a solas con la Nadería universal que a cada hora nos persigue. Avedon fotografía una moza que contempla su traje en el espejo, reflejando el rostro de la Muerte. Gérard Rancinan se sirve de la Venus del espejo de Velázquez para ilustrar ese drama contemporáneo: el cuerpo desnudo de la mujer refleja la imagen publicitaria de una carrocería de automóvil. Posted by Hello

7 Comments:

Anonymous Javier said...

Me permito recomendarte, al paso, el post de Fernando Polo "Los nocivos efectos de la búsqueda de audiencia".

5:22 PM  
Blogger Juan Pedro Quiñonero said...

Hola, Javier... ¡¡SOS!!!!... leo y releo la entrada de Fernando Polo que me invitas a leer... dame una pista (please) para que intente aclararme... sobre tu elíptica alusión, que se me escapa... ¡¡SOS!!!

5:36 PM  
Blogger Eduardo Allende said...

Don JP, debo decirle que a mí personalmente lo que me animó a abrir un blog fue precisamente su carácter fugitivo. Le tengo pánico a los grandes estrados. Sólo ahora estoy empezando a descubrir que lo fugitivo permanece y dura.

7:58 PM  
Blogger Juan Pedro Quiñonero said...

Mein lieber Eduardo,

El primer libro que perpetré en mi vida comenzaba diciendo: "tan solo sobrevive la ausencia..."

Y ¡salgo pintando a cenar con una vecina de 87 añosssssssssss!!!

(Mi mujer está al corriente: Mal pensados)

8:01 PM  
Anonymous Javier said...

Juan Pedro, mi auxilio llega tarde, lo sé, pero sólo te recomendaba el post de Fernando para que vieras otras amenazas que pesan sobre el blogógrafo y que son inherentes a él. El infierno nos gusta tal y como es.

9:48 AM  
Blogger Juan Pedro Quiñonero said...

Javier, ¡me tranquilizas!!!

Temía que pensaras que me sirvo de las imágenes de Avedon y Rancinan como "cebo"; cuando, en mi caso, se trata de un HOMENAJE RESPETUOSO... Me parecen dos fotógrafos de grandísimo talento, con una obra mal conocida en España.
Oye, Gracias. Voy a releer lo de Fernando Polo a ver si aprendo algo.

10:09 AM  
Anonymous JIP said...

Me gustó eso de que "el blogógrafo debe esquivar en solitario los peligros acechantes y el riesgo de la nadería abismal, la oscuridad sin orillas de quien tiene la libertad pero no tiene nada que decir"...

Decididamente.

Un saludo.

11:41 PM  

Post a Comment

<< Home