Thursday, September 15, 2005

Libro Negro contra Freud y el Psicoanálisis

Los colegas de Le Figaro Littéraire (online dentro de unos días) presentan como un acontecimiento una colección de ensayos titulados colectivamente Le Livre Noir de la psychanalyse, coordinado por Catherine Meyer. Una veintena de profesores, médicos y psiquiatras tiran con mira telescópica contra la cabeza de Freud, Lacand and Co. Bueno. Copy. Le Figaro, Luc Jacamon Los ataques contra el psicoanálisis no son nuevos. Del Vaticano a Vladimir Nabokov, el Doctor vienés ha tenido otros temibles adversarios. Las tesis del Livre Noir son de otro tipo. Las diversas doctrinas psicoanalíticas son denunciadas como “poco científicas”, culpables de “incontables suicidios”, “comportamientos crapulosos” y un rosario feroz de críticas vitriólicas, sospecho que justificadas en no pocos casos. Atraído por el misterio de las más íntimas lecturas de mi padre (los discípulos del Doctor vienés sonreirán, creyéndose ladinos: pero habrán caído en una trampa retórica, por mi parte), leí desde mi adolescencia las viejas primeras ediciones castellanas de Freud. No entendí nada. Cuando la moda estructuralista, me compré e intenté devorar los Escritos de Lacan: los abandoné, a mi pesar, con mala conciencia, a la luz de las eruditas disquisiciones que escuchaba a Javier Echevarría y Ángel González, en casa de Paco Calvo. Desde entonces, no he vuelto a frecuentar la prosa freudiana. Salvo cuando mi provecta profesora de alemán me aconsejaba algunos textos de referencia. ¿Hay que quemar a Freud? ¿Porqué no?... Dicho esto, ¿es imprescindible quemar a nadie?. Adentrándome en una selva oscurísima, me atrevo a pensar que, en verdad, Freud quizá no sea culpable de las innumerables sectas que se reclaman de su doctrina. Ni de los fabulosos negocios crapulosos consumados con las pócimas bendecidas en su nombre.

9 Comments:

Anonymous Carlos said...

Harold Bloom, en su célebre canon, incluyó a Freud como uno de los más importantes escritores de FICCION. Eso es mejor que quemarlo.

3:37 PM  
Blogger chin said...

Carne de psiquiatra en libertad, admito que me va mucho mejor desde que han dejaron de preguntarme que nº de orden ocupo entre mis hermanos y sobre mis sueños reincidentes.
Saludos

3:50 PM  
Anonymous Dani said...

No se debe olvidar, cuando se habla de Freud, que fue médico antes que filósofo o escritor -permitanme esto último- y, por lo tanto, no sé hasta qué punto su idea era la de que perdurasen sus escritos. No entro en la valoración de JPQ sobre sus libros (¿físicos?) y su posible destino -pecado para mí-, pero sí creo que faltan conceptos médicos-psiquiátricos para entender plenamente al Freud filósofo o buscador de lo desconocido.

De Lacan paso, no conozco a nadie que haya podido con él.

Un saludo, y gracias por el blog.

5:35 PM  
Blogger Rodrigo said...

Dani disculpa. Freud no fue médico ni filósofo. De hecho despreciaba a los 2 (además de los profesores de escuela, religiosos y artistas; aunque a cada uno por diversos motivos). Freud era histólogo, y su método o carácter más que médico, era científico. Con respecto a que era filósofo, tampoco es cierto, ya que todo edificio conceptual que este construyera (y que siempre reconoció abierto, no cerrado, y susceptible de mayores avances -que de hecho hizo Lacan-, a diferencia de edificios filósoficos completos y cerrados como el de Hegel, Kant y otros) se basaba en evidencias clínicas. De ahí que cometiera tantos errores en su consultorio. Freud era un objetivista riguroso, positivista, fisicalista y agnosticista. De ahi quizas su distancia, frialdad y objetividad para tratar a la sexualidad sin resquemores morales.
Lo otro. Puede decirse que siempre Freud en su discurso defendió el proceso individual de desarrollo de los psicoanalistas, que sus metodos y tecnicas no eran un "para todos", e incluso que sus dichos no se tomaran como dogmas. Sin emabrgo esto no es consecuente con el hecho de haber creado un Instituto de Psicoanalisis con reglas rigurosas (y no disolverlos como hiciera en acto de consecuencia Lacan con el suyo antes de morir), mucho menos, desterrar a quienes cuestionaran válidamente sus dichos o los parámetros de la IPA (a saber, Perls, Jung, Reich, Lacan y muchos otros). Creo que Freud no debiera quemarse sin leerse. Lealo y quemelo, incluso sigalo en algunos aspecto. Pero como dijera alguien muy peculiar: "yo no quiero ser el ano de nadie... ni freudiano ni lacaniano".

4:48 PM  
Blogger pwggm said...

Quiondones devoradores de la teoria psicoanalitica (que para empezar, han de poner cuanta pendejada nunca dijo frerud en su boca), por que mucho critican al psicoanalisis pero poco saben de el para criticarlo, para criticar ayque tener por lo menos un puño de palabrabillas aunque sea chafas).
Y Para seguir me gustaria reiterar y aclarar que segun datos historicos, freud si estudio medicina, ya que este cuate como era judio, estubo restringido de ciertos apectos academicos de los cuales unicamente podira elegir entre derecho y medicina y despues tomo las especializaciones como psiquiatra etc.
Y Para segurle con la carreta nomas acuerdense que el psicoanalisis tiene rasgos fenemonlogicos ¿posistivistas? mi abuelita en bicicleta con resistencias anales y una que otra pulcion de muerte.
Al referirse freud a la mente, no hace alucion al cerebro, hace alucion al cerebro en conjunto con todo el sistema limbico y demas, pero no deja de hacer alucion incluso a los conceptos abstractos y procesos del pensar.
El hecho de que haya usado hipnotismo y cree una terapia conceptual de procesos no cuantificables, hablamos de fenomenologia.
Espero esos que se dicen que es positivita la teoria psicoanalitica, me manden un correo despues de haber multiplicado sus resistencias anales para dividirlas entre el numero de veces que se masaturban con la foto de su mama, claro despues de elevarlas al cuadrado, y me dicen si pueden comporbarme en un cerebro o cuerpo humano donde chingaos esta la estructura de la personalidad ¿de la nariz pa donde? arre
pues.

4:27 AM  
Blogger Juan Pedro Quiñonero said...

Nobody is perfect,

Q.-

7:18 AM  
Blogger yi said...

Freud y sus comienzos :los incestos reales

En La etiología de la histeria, Freud menciona el abuso sexual llevado a cabo por personas cercanas al niño, " por el adulto que lo tiene a su cuidado" y añade que ese adulto es quien "introdujo al niño en el comercio sexual y mantuvo con él una relación amorosa formal-plasmada también en el aspecto anímico- a menudo durante años" .

La primera afirmación de S. Freud : "Nuestros niños están expuestos a ataques sexuales mucho más a menudo de lo que uno supondría por los escasos desvelos que ello causa a sus padres" remite a otros abusadores ; sin embargo, las primeras palabras que se refieren a lo frecuente del ataque sexual contra el niño no excluyen sus conocimientos acerca del incesto. Tanto es así que en su texto El nacimiento del psicoanálisis escribió: "Y yo descubrí que el que se decía noble y respetable padre había tomado la costumbre de hacerla llegar hasta su cama para dedicarse a sus eyaculaciones sobre ella "

En algún momento de 1895 o de 1896, S.Freud había llegado a la convicción de que la persona que con mayor frecuencia era culpable de abuso sexual de niños (sobre todo niñas) era el padre. En la carta que éste le dirigió a Fliess el 21 de septiembre de 1897 : "Luego la sorpresa de que, en todos los casos, el padre, sin excluir el mío, debía ser acusado de perverso " , pero no dijo esto públicamente. Así lo afirma J. M. Masson en la investigación que lo condujo al descubrimiento de libros que habían sido propiedad de Freud, cuyo rastreo permitió iluminar el período durante el cual S. Freud estudió en Paris . La investigación, descripta en el libro El asalto a la verdad reclama una lectura imprescindible; desconocer esta obra arriesga prescindir de una variable clave para el análisis y comprensión de los aportes psicoanalíticos sobre el incesto.

La historia de la teoría de la seducción, tal como Freud la concibió originalmente y su posterior modificación, ofrece un material ilustrativo acerca de las ideologías en juego cuando del incesto entre padre e hija-niña se trata. En 1885, Freud , que tenía 29 años, comenzó a trabajar con Charcot en Paris; en esa época tomó con tacto con la literatura que había producido el profesor Tardieu ,médico forense decano de la Facultad de Medicina en Paris, acerca de los casos de violación de los padres sobre sus hijas; entre ellas refirió la historia de la muerte de una niña de siete años.

En una carta que Freud envió a Marta Bernays, en 1886, le informó que había obtenido autorización para asistir al curso que dictaba el profesor Brouardel en la morgue parisina . Este sostenía: "Las agresiones sexuales son crímenes del hogar"; se refería a menudo a este tema en el transcurso de sus clases. Era imposible, entonces, que Freud desconociera un tema que le había sido evidenciado durante sus cursos con Tardieu y con Brouardel, además de estar en contacto con la bibliografía de esa época en l cual, los aportes de sus dos profesores se concretaron en volúmenes que Freud poseía. En vísperas de su viaje a Inglaterra, en 1938, no incluyó dichos textos que fueron vendidos sucesivamente a dos libreros.

La primera posición de Freud y su posterior modificación:

Cuando presentó su tesis acerca de la etiología de la histeria y se refirió a las experiencias sexuales traumáticas de la primera infancia como un factor clave para el desencadenamiento de dicha psicopatología se apoyó en los relatos de sus pacientes mujeres que "recordaban sus traumas con todos los sentimientos que corresponderían a las experiencias originales". Los sentimientos, aparentemente ausentes en el origen del ataque sexual , se experimentaban en la consulta: la rabia, la repugnancia, la impotencia y la traición se ofrecían ante Freud. Temió los efectos de exponer su tesis ante sus colegas de la Sociedad Médica de Viena. Efectivamente, después de esa conferencia, escribió a Fliess :

" Estoy tan aislado (...) Se impartió la consigna de abandonarme y un vacío se está formando en torno a mi"
Freud se había opuesto al pensamiento médico de esa época y ponía en entredicho las convicciones científicas acerca de los factores constitucionales y hereditarios de las enfermedades; adjudicaba una responsabilidad mayúscula a la familia, en particular exponía al padre como violador, dato insoportable para el patriarcado convencional. Este fue uno de los motivos que condujo a Freud a retractarse : "Por fin me vi obligado a reconocer que aquellas escenas de seducción nunca habían tenido lugar, y que solamente eran fantasías que mis pacientes habían inventado."

Así , en 1905, cayó la teoría original de la seducción, para ser sustituida por otra idea, la de fantasía, y Freud pudo insertarse nuevamente en la Sociedad Médica que lo había condenado al ostracismo. El énfasis posterior puesto en las fantasías de seducción que construyen niños y niñas, responde a evidencias clínicas que, además, pueden rastrearse habitualmente en esa etapa evolutiva; pero la disidencia con la decisión de Freud que no volvió a referirse a la realidad incestuosa contra las niñas, reside en que ese corrimiento de la tesis original coadyuvó al encubrimiento del delito . Algunos autores -Forrester, J. entre ellos- ensayan diversas interpretaciones /explicaciones /justificaciones acerca de este modo de proceder de Freud, y los matices que introducen resultan interesantes, sin lograr modificar la historia de los hechos.

Cuenta Masson que en oportunidad de finalizar su investigación, le escribió una carta a Ana Freud, diciendole que, según su criterio, Freud se había equivocado al desechar la hipótesis de la seducción paterna.
La respuesta de Ana Freud el 10 de septiembre de 1981 dice : "No mantener la teoría de la seducción significaría abandonar el complejo de Edipo y con él toda la importancia de la vida de la fantasía, conciente o inconsciente. Creo, de hecho, que después no existiría el psicoanálisis."

El comentario de Masson es esclarecedor : " Las cartas que escribió Freud ( y que Ana y Ernst Kris sustrajeron de su correspondencia, imaginando que habían entendido lo que Freud quiso decir), suministran pruebas de que Freud no estaba convencido de que había hecho lo correcto". Añade : "El tabú que prohíbe hablar de ello (incesto y abuso sexual) parece haber sido transmitido, desde Freud, a través de las generaciones de psicoanalistas"

También se comprende por qué el libro de J. Masson permaneció y permanece en la penumbra, ausente de las enseñanzas habituales del psicoanálisis.


El incesto paterno filial contra la hija/niña

Eva Giberti,Psicóloga psicoanalista y Asistente Social.Co-Directora de la Maestría en Ciencias de la Familia de la Univ.Nac.Gral San Martín. Docente de los Cursos Especialización en Violencia Familiar y Especialización en Derecho de Familia UNBA. Autora de : La Mujer y la violencia Invisible ( con A.Fernández)(Sudamericana) Tiempos de Mujer; (Sudamericana) 1998 Madres Excluídas, con S.Ch .de Gore y B.Taborda(FLACSO-Norma)1996 Hijos del rock, (Losada)1997 Incesto paterno filial, en colaboración con S.Lamberti ( Universidad)1998 Los hijos de la fertilización asistida con Gloria Barros y Carlos Pachuk, (Sudamericana: en prensa)

http://www.psicomundo.com/foros/genero/paternofilial.htm


Saludos,
yi

2:06 AM  
Anonymous Anonymous said...

Hola. Me gustaría decir que lo planteado en el libro negro del psicoanalisis me parece una pelea barata por parte de los abanderados de corrientes teorícas distintas al psicoanalisis. Sus argumentos no tienen juntificación cientifica.
Creo que los "especialistas" que trabajaron en este libro han realizado lecturas superficiales a los escritos de Freud y no han leído con la profundidad que el psicoanalisis requiere. Por otro lado, se centran en criticar a Freud siendo que el psicoanalisis en la actualidad es bastante distinto al psicoanalisis de Freud; hay que criticar las teorías en su contexto histórico, es lógico que muchos planteamientos de Freud hoy en día parecen absurdos, y es por eso la evolución de la teoría psicoanalitica en la actualidad.
Por ultimo, me parece que este libro no es mas que una estrategia de oportunistas de otras corrientes teóricas para derrocar al psicoanalisis y sacar provecho por otro tipo de terapias y otras corrientes teóricas. No es casualidad que gran parte de los participantes sean aficionados de la corriente conductual-cognitiva.
El libro negro, no es mas que un intento por destronar a quien, queramoslo o no, ha sido el padre dentro de la psicología, y ha creado una nueva dimensión dentro del mundo de la salud mental.
Creo que debemos dejar de discutir entre las distintas corrientes teoricas y de una vez por todas luchar por seguir evolucionando y adquiriendo mayor respeto cientifico, solo así se otorgará a la psicología la importancia que se merece.
Creo que Freud es uno de los persojanes mas relevantes del siglo XX; descubrió un continente en el que todos estamos parados, y en el cual incluso esta discusión tendría sentido. Tratar de derrocar al psicoanalisis es absurdo, es la ciencia que ha demostrado y explicado la gran mayoría de los fenomenos mentales, y con libros llenos de rabia y envidia no se logrará disminuir su relevancia y validez (como lo pretenden aficionados de otras corrientes teoricas). El psicoanalisis es y será la principal teoría psicologica, la cual se preocupa solamente de crecer y evolucionar por sí misma, y no menos preciando a otras lineas teorícas.
P.F.A

6:00 AM  
Anonymous JPQ said...

Anónimo,

Creo que argumentas de manera bastante sólida. No tengo capacidad para ir más lejos. Me quedo pura y sencillamente con que SF fue un personaje de muy altos vuelos.

En verdad, este Infierno ha cambiado de dirección. Esta es la nueva:

unatemporadaenelinfierno.net

Saludos,

Q.-

8:05 AM  

Post a Comment

<< Home