Sunday, June 04, 2006

Antonio Machado y el patrimonio nacional francés

Si hay que creer a Le Monde, la integridad espiritual de Francia está tan amenazada como la de este Infierno, “hypocrite lecteur..” Un grupo de eminentes personalidades ha publicado una advertencia solemne, pidiendo que la biblioteca de Pierre Berès sea declarada “tesoro del Patrimonio nacional”, para evitar en último extremo su dispersión en subasta pública. Que yo me vea obligado a lanzar un SOS financiero urgente, pidiendo 300.000 euros, para intentar comprar la joya a quien debe su identidad este Infierno quizá sea una nadería, comparada con los 700.000 o 900.000 euros que dice no tener Grenoble para hacerse con varios manuscritos capitales y una Chartreuse de Parme anotada por Proust, cuya apertura olímpica es una de las páginas más memorables de la lengua francesa de todos los tiempos. Apocalíptico, Le Monde estima que esa venta [lotes 78, 91 y 121] es una amenaza grave para el patrimonio nacional. [ .. ] Cuando don Antonio Machado se disponía a cruzar a pie los Pirineos, viejo, jodido, hecho polvo, acompañando a su madre, mucho más anciana y renqueante, Corpus Barga (¡Salve, Maestro!), horrorizado ante el espectáculo, se dirigió a un suboficial de la Gendarmería que vigilaba a las turbas republicanas camino del destierro, pistolón al cinto, diciéndole: “Oiga, ese Señor es, en España, algo así como Paul Valery, en Francia: un monumento nacional”. El gendarme hizo un saludo marcial y requisó inmediatamente el automóvil que condujo a don Antonio y su madre hasta Collioure. Aquella noche llovía de manera inmisericorde. La madre de don Antonio había perdido la cabeza y le preguntó a su hijo: “Antonio, ¿estamos llegando a Sevilla..?” [ .. ] Európolis. Garzón acusa a Washington de retener información sobre el 11-M y Nacionalismos, socialismos, racismos.

2 Comments:

Anonymous bufalino said...

Dos estupendos libros, y más baratitos que los de Pierre Berès (algunos tenemos que aprovechar hasta el minidescuento de la Feria del Libro): "El coloso de Nueva York", de Colson Whitehead (Mondadori, Barcelona, 2005), y reedición de "La modernidad cansada y otras fatigas" de Patxi Lanceros (Biblioteca Nueva, Madrid, 2006). Me están encantando.

11:49 AM  
Blogger Juan Pedro Quiñonero said...

Por mi parte, ando a vueltas con la Antología de la poesía de Félix Grande que acaba de publicar Renacimiento, la relectura de casi todos los modianos y cormacmackartys que me pasan por la mano y con el último Marc Fumaroli: un Monumento de uno de los más grandes críticos literarios de nuestro tiempo, desconocido en Caína.

Q.-

9:42 PM  

Post a Comment

<< Home