Wednesday, September 28, 2005

Cecilia Bartoli, Anita Ekberg, Don Juan y los prostíbulos soft

Cecilia Bartoli desafía a los castrados, titula Le Monde en primera página, para mejor confirmar el tono de voz del lanzamiento del nuevo disco de la diva / soprano italiana, con una agresividad del mejor marketing marcial italiano: fotografiada en una fontana de Trevi de estudio, iluminada a la manera de Anita Ekberg, en la legendaria Dolce Vitta felliniana, con un bando rojo que cruza sus voluptuosos muslos con el título de su montaje Opera proibita. No sin cierta finura provocativa, la moza declara: “Ser una mujer voluptuosa no me impide soñar que soy un hombre haciendo la corte a una mujer... Después de encarnar todos los papeles de Cosi fan tutte, de la sirvienta Despina a la intransigente Fiordiligi, pasando por la sensual Dorabella, debo decir que mi verdadero fantasma en cantar el papel de Don Giovanni”. La Bartoli dice muchas otras cosas. Finas, inteligentes. Y su talento a la hora de servirse de su cuerpo, expuesto “voluptuosamente” a la mirada de la clientela más diversa tiene incontables antecedentes. En definitiva, Mike Jagger o Madonna también se sirvieron, entre tantos otros, del reclamo de la confusión de los cuerpos, en el lecho, para atraer a los clientes más numerosos, seducidos no solo por el encanto de la voz, si no por otros encantos que podían ser turbios o equívocos, a gusto del productor / consumidor. En el caso de la Bartoli, Don Juan y los castrados de la magna tradición del oratorio barroco son utilizados como piezas de repertorio que era urgente reinstalar en unos mercados de masas, que algo tienen, me digo, con frecuencia, de prostíbulos soft. Soft, sin duda. Pero prostíbulos, quand même.

4 Comments:

Blogger El llibreter said...

De tu comentario se podría deducir que Cecila Bartoli canta de manera voluptuosa y creo, modestamente, hay que matizar. Su dominio de la voz le permite cantar con una contención y una profundidad bien lejos del virtuosismo exhibicionista. Voluptuosidad y contención me parece más exacto. Una maravilla. En casos como este lamento no conocer bien el lenguaje musical.

¿Has escuchado a Andreas Scholl? Lo descubrí gracias a su interpretación del Stabat Mater de Vivaldi, con Chiara Banchini.

Saludos

7:08 AM  
Blogger Juan Pedro Quiñonero said...

Sobre la voz y la obra de la Bartoli solo cabe el respeto. Esto está claro.
Por el contrario, me ha irritado un poco o bastante la retórica parda del lanzamiento... y lo de jugar con palabras como voluptuosidad, con fotos y frases que están siempre sirviéndose del equívoco para pescar público en aguas revueltas.
Todo esto NO tiene nada que ver con la música ni con Vivaldi ni con Andreas Scholl. Si un poco con las picardias de la Bartoli y su madre, que son dos señoras de Mucho Cuidado. "La donna et..."

8:36 AM  
Anonymous Anonymous said...

Bartolli es horrible en papeles de soprano ligera, y su vibrato deja que desear. No hay que exagerar tanto, amigos míos.

7:23 PM  
Anonymous jpq said...

Anónimo usuario.. Gracias por tu amistosa matización. Esta es la nueva dirección de este blog:
unatemporadaenelinfierno.net

Q.-

6:45 AM  

Post a Comment

<< Home