Monday, April 25, 2005

Clint Eastwood y la educación de la juventud

Javier me había prevenido: “Million dollar baby no es una película para nenes”. Durante la proyección ----en una sala vacía de Mataró Park---- Juan Florencio y Pedro Juan se agarraban a mi brazo y musitaban palabras de inquietud o socorro. Y yo mismo llegué a preguntarme si esa obra de Clint Eastwood es la más “adecuada” para chiquillos de 15 y 12 años de edad. De vuelta a casa, por la autopista, intercambiamos frases de respeto, fascinación y pavor ante la gravedad trágica de la película. Para mi sensibilidad, se impuso rápido la comparación con el Prizzi’s Honor de Huston, aunque explicar esa relación me llevaría hoy demasiado lejos, cuando me urgen otras cuestiones. ¿Cuál es la “buena” edad para “descubrir” a Sófocles, Shakespeare, Racine? Es muy posible, me digo, que los niños y adolescentes atenienses de la época de Sófocles también se agarrasen al brazo de sus padres, en el instante en que Antígona desafía a Creonte y hace las libaciones de rigor ante los cuerpos sin vida de sus hermanos muertos. El diálogo con la oscuridad, el silencio y la incertidumbre de la vida eterna produce escalofríos y pavor. Como ocurre con el dolor, el sufrimiento, el heroísmo, que son formas de medir nuestra hombría ante la pobreza, el mal, la injusticia. Ante el gran arte cinematográfico, me digo, la oscuridad de una sala casi vacía puede invitar a la comunión de los padres y los hijos con un espectáculo que tiene mucho de oficio religioso, en el sentido que podía tenerlo una tragedia griega.

4 Comments:

Blogger Wallenstein77 said...

Hola a todos:

Me encanta Clint Eastwood tanto en su faceta de director como de actor, pero esta pelicula he rechazado verla por cuestiones personales, como en su dia hice con Mar adentro. Quien sepa lo que es la tetraplejia o enfermedades similares, realmente no creo que tenga mas ganas de ver cosas que le puedan recordar en el cine, cuando muchos vamos a disfrutar y a evadirnos (lo cual no quiere decir que no me guste el buen cine o el que va mas alla del espectaculo de accion con palomitas, ya que hay muchas formas de evasion). Posiblemente sea una pena, pero quizas esta pelicula no sea para mucha gente, bien porque sea muy profunda o porque a algunos nos resulte poco agradable.

Saludos a todos.

12:51 PM  
Anonymous JMR said...

Vaya por delante que disfruté mucho con la película de Eastwood. Aunque quizá disfrutar no sea el verbo adecuado. Sin embargo, me parece que se está sobrevalorando la trascendencia de una película narrativamente lograda, fílmicamente digna e intelectualmente normalita. Quizá estamos tan acostumbrados a productos hollywoodenses planos, sin contenido, que esto nos parece el summum de la profundidad. Si le quitan a la película el rostro de Eastwood, siempre expresivo en su frialdad, y un par de pasajes de alto voltaje moral, queda en una reflexión para clase de Ética en la ESO. Y que conste que esto no es un reproche: ojalá el cine nos sirviera muchas películas semejantes.

1:54 PM  
Anonymous Virgulilla said...

Excelente post JPQ. Para mí, los dos largometrajes citados son de una gran calidad cinematográfica -tanto técnica como artísticamente parlando-, pero muy discutibles moral, ética y religioisamente hablando.

Un saludo.

4:48 PM  
Blogger Juan Pedro Quiñonero said...

Hola, amigos,

¿Puedo deciros que me emociona un poco el tono de vuestros comentarios?

8:39 PM  

Post a Comment

<< Home