Thursday, March 16, 2006

Inmigración, tiranías y despotismos, a nuestras puertas

Mientras nosotros consideramos un éxito expulsar o alejar de nuestras fronteras, por la fuerza, a quienes huyen de sus tierras, en busca de pan y libertad, el sonambulismo de nuestro relativo confort material no impide advertir que la tiranía y el despotismo son realidades bien presentes a las puertas de nuestro club antiguos ricos contemplando el ocaso de su melancólica existencia. [ .. ] Biografía NO autorizada de CJC

3 Comments:

Blogger Virginia said...

No podremos evitarlo, es como el potencial entre dos pilas, la fuerza es arrolladora. O disminuimos las diferencias o siempre tendremos inmigración.

¿Por qué los capitales son más libres que los hombres? ¿Por qué podemos dejarlos circular libres si son mucho más peligrosos?

5:14 PM  
Anonymous Anonymous said...

Un poco simple parece el grito de Virginia, pero ¿qué hacer?

JJ

5:59 PM  
Blogger Ramón Machón said...

Los gritos, por serlo, siempre son simples. El de Virginia, además con ese nombre, no podía ser menos. Pero no deja de ofrecer un camino hacia la mejora: reducir las diferencias.

9:30 AM  

Post a Comment

<< Home